Tipos de materiales ignífugos y cómo saber que lo son.

En este artículo hablaremos de materiales aislantes ignífugos para la construcción y de la Normativa Europea UNE-EN 13501-1:2019 de reacción al fuego, y la clasificación en función del comportamiento frente al fuego de los productos de construcción y elementos para la edificación

La norma EN 13501-1 clasifica materiales en tres categorías: resistencia al fuego, producción de humo y producción de gotas/partículas incandescentes.
– En cuanto a la resistencia al fuego, existen 7 indicadores que van desde la clase A1 (no combustible) hasta la clase F (altamente inflamable). La mejor clase es la A1-A2, que significa que el tejido no es combustible y no contribuye a la propagación del incendio.
– Es importante tener en cuenta que el concepto ignífugo no significa que el producto no se quemará nunca, sino que tiene la capacidad de no arder, no propagar la llama y extinguir el fuego automáticamente al retirarle la fuente de ignición.

– En cuanto a la producción de humo, existen 3 indicadores:

  • s1 – producción baja de humo.
  • s2 – producción media de humo
  • s3 – producción alta de humo.

– La clasificación de producción de gotas/partículas incandescentes se divide en 3 indicadores:

  • d0 – no produce partículas incandescentes ni gotas.
  • d1 – produce partículas o gotas, pero no son inflamables.
  • d2 – produce partículas o gotas inflamables.

Para cumplir con la normativa UNE-EN 13501-1:2019, los materiales ignífugos deben ser probados y certificados por laboratorios acreditados. Los fabricantes deben proporcionar pruebas de conformidad con la normativa UNE-EN 13501-1:2019 para garantizar que sus tejidos cumplan con los requisitos de seguridad contra incendios en la construcción de edificios.

La normativa UNE-EN 13501-1:2019 se aplica en situaciones en las que se requiera una clasificación de reacción al fuego de los materiales, como en la construcción de edificios, decoración de interiores, transporte y cualquier otra aplicación en la que la seguridad contra incendios sea un requisito importante. Por ejemplo, los tejidos ignífugos se utilizan comúnmente en lugares públicos y comerciales, como hoteles, hospitales, teatros, cines y restaurantes, entre otros.
Al elegir un material ignífugo, es importante tener en cuenta su resistencia al fuego, producción de humo y producción de gotas/partículas incandescentes, y asegurarse de que cumple con los requisitos de la normativa UNE-EN 13501-1:2019 mediante pruebas y certificaciones.

 

Panel sandwich, material de construcción
Lana mineral aislante

Para aislar térmicamente y proteger contra incendios en edificios, se utilizan varios materiales aislantes ignífugos. Algunas opciones comunes incluyen:

Lana de roca: Fabricada a partir de roca volcánica fundida y luego convertida en fibras, es resistente al fuego y puede soportar temperaturas extremas. Además, es un buen aislante térmico y acústico.

Lana de vidrio: Similar a la lana de roca, se produce a partir de vidrio fundido que se convierte en fibras. Es resistente al fuego y proporciona buen aislamiento térmico y acústico.

Espuma de poliuretano ignífuga: Se utiliza comúnmente como aislamiento en paredes, techos y suelos. Existen versiones específicas que son ignífugas, lo que las hace adecuadas para edificios donde se requiere protección contra incendios.

Espuma de silicato de calcio: Este material es resistente al fuego y se utiliza en aplicaciones donde se necesita una alta resistencia al calor y al fuego, como en sistemas de aislamiento contra incendios.

Paneles de yeso ignífugos: El yeso es un material común en la construcción y se puede mejorar su resistencia al fuego mediante la adición de materiales ignífugos. Estos paneles se utilizan para revestir paredes y techos.

Es importante tener en cuenta que, además de utilizar materiales aislantes ignífugos, también se deben seguir otras medidas de seguridad contra incendios, como la instalación de sistemas de detección y extinción de incendios adecuados y el cumplimiento de las normativas de construcción locales.

Un buen aislamiento térmico es la herramienta más eficaz para el ahorro energético, tanto en construcción de vivienda nueva como en rehabilitación de edificios, ya que evita la pérdida de energía y mantiene la temperatura de confort interior deseada. El gasto energético de edificios (tanto viviendas como empresas) representa el 40% del consumo de energía final de la UE, por lo que la generalización de un buen aislamiento térmico, también ayudaría a reducir considerablemente las emisiones de CO2 a la atmósfera. 

En Nicolás Pastor encontrarás diferentes tipos de materiales aislantes, así como soportes, perfiles y adhesivos, tanto para profesionales como para particulares.