¿Cómo elegir los grifos para ducha o baño?

 

Elegir un los grifos para la ducha o el baño, puede resultar difícil por la oferta tan extensa que existe en el mercado, por eso es importante acudir a un centro especializado donde escuchen activamente tus necesidades y te asesoren adecuadamente. Eso es lo que hacemos todos los días en Nicolás Pastor. Hoy vamos a darte algunas pistas para que puedas reformar tu baño y complementes con la grifería más adecuada, moderna y eficiente.

Hay 3 aspectos fundamentales a la hora de elegir los grifos para duchas y/o baño: la eficiencia o funcionalidad, la estética y la calidad del cromado.

Es interesante optar por grifos que ahorran agua y mantienen la temperatura constante desde el primer momento garantizando un caudal de agua placentero, como por ejemplo los grifos monomando o los grifos termostáticos.

No podemos olvidar que son un elemento muy visible y que deben mantener una coherencia con el estilo de los muebles y sanitarios, de esta forma conseguiremos una excelente armonía decorativa. Si el baño tiene un estilo retro, los mezcladores de dos grifos lucirán estupendos, y si el diseño es más moderno quedarán mejor grifos más minimalistas y con líneas puras.

Los grifos son elementos sometidos a uso continuo, por eso merece la pena escoger marcas de calidad con cromados inalterables que mantengan el brillo o el color elegido por mucho, mucho tiempo.

 

Tipos de grifos para ducha y baño.

Los grifos mezcladores tradicionales, con dos grifos para agua fría y caliente, son los que presentan más dificultades para regular la temperatura, y por lo tanto son también los que más agua y energía gastan.

Actualmente existen opciones más cómodas y eficientes, como grifos monomando o de maneta que se pueden manejar con una sola mano y que ahora se fabrican incluso con materiales que evitan que el metal se caliente para evitar quemaduras (especialmente importante si hay niños en casa). Este tipo de grifo ajusta más rápidamente la temperatura y el flujo de agua que uno desea.

Pero sin duda la opción más eficaz son los grifos tremostáticos pues es mucho más sencillo poner la temperatura y el flujo que se quiere. El grifo termostático de ducha es un mezclador que permite seleccionar la temperatura deseada manteniéndola siempre constante, incluso en el caso de apertura de otras griferías en la misma vivienda. Únicamente hay que seleccionar la temperatura deseada con la maneta y en muy pocos segundos, se mezclan automáticamente en el cartucho termostático agua fría y caliente, alcanzando muy rápidamente la temperatura seleccionada. Además, se puede poner un tope tanto para la temperatura como para el flujo, consiguiendo un ahorro significativo de agua. Es, por tanto, el grifo que menos pérdida de agua produce y el que más optimiza la energía, y es bastante seguro porque se puede bloquear la temperatura del agua a 38ºC para evitar quemaduras.

Es importante verificar previamente que la instalación de fontanería y las conexiones de agua fría y caliente están en perfectas condiciones, así como que la caldera tenga al menos una potencia de 18W.

 

Rociadores para ducha

Para combinar eficiencia y confort, son muy demandados los rociadores de ducha, que se combinan con la ducha de mano y ofrecen un plus de confort y sensaciones a la ducha diaria ya sea con ducha de cascada, lluvia o chorro cenital.

Podemos encontrarlos encastrados a la pared, ideales para obtener una sensación envolvente o encastrados al techo, más adecuados para duchas de dimensiones reducidas y para ganar libertad de movimiento y espacio.

¿Te lo estás imaginando ya? la ducha diaria ya no será lo mismo y nosotros te ayudaremos a conseguirlo al mejor precio. ¡No dudes en consultar a los expertos de Nicolás Pastor!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies